LEY 16.744

El seguro funciona frente a la ocurrencia de accidentes y enfermedades profesionales. La ley también establece que las empresas deben realizar permanentemente actividades de prevención.

Prevenir accidentes del trabajo y enfermedades profesionales es un imperativo de sana gestión. Hacer bien las cosas es también hacerlas de manera segura. El control de los riesgos que amenazan la salud y seguridad de los trabajadores requiere del involucramiento de toda la organización, comenzando por quienes la lideran.

Para lo anterior es necesario conocer los aspectos fundamentales del seguro contra accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, que entrega tanto asesoría preventiva, como prestaciones médicas y económicas cuando los siniestros suceden.

En nuestro país cuando ocurre un accidente o enfermedad en el trabajo opera el Seguro Social Obligatorio contra Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales, financiado con cotizaciones que son 100% de cargo del empleador y que, básicamente, corresponde a un porcentaje variable del total de remuneraciones imponibles. Este seguro está normado por la ley 16.744 y algunos decretos asociados.

El seguro protege a todos los trabajadores que tengan un contrato de trabajo vigente, y a los trabajadores independientes que voluntariamente cotizan en el sistema. La ley 16.744 define un sistema esencialmente solidario porque protege a todos, independientemente del rubro, el estatus o el aporte de cada trabajador. En nuestro país esta cifra alcanza a más de 5.800.000 de trabajadores.

Los trabajadores accidentados o que sufren una enfermedad profesional reciben todas las prestaciones médicas con copago cero, además de considerar prestaciones económicas para estos durante los períodos de incapacidad laboral generados por accidentes del trabajo o enfermedades profesionales.

Lo importante es la prevención

El seguro no solo funciona frente a la ocurrencia de accidentes y enfermedades profesionales, la ley también establece que las empresas deben realizar permanentemente actividades de prevención, para lo que cuenta con el apoyo técnico del organismo administrador del seguro al que se encuentre adherida, ya sea este una mutualidad (IST, ACHS, Mutual) o el ISL (público).

Este apoyo técnico se materializa en diferentes áreas, tales como seguridad industrial, medicina del trabajo, salud ocupacional, higiene industrial, ergonomía, psicología, etc., todas las cuales inciden directamente o aportan en el evitar lesiones por accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.

Incentivos para invertir en prevención

La cotización que paga el empleador y su recalculo periódico (alzas y rebajas) se encuentra regulada por ley. Este monto mensual tiene 2 componentes fundamentales: una cotización básica y una cotización adicional diferenciada (CAD).

La cotización básica corresponde a un 0,93% del total de las remuneraciones imponibles y constituye el piso mínimo para toda empresa.

La CAD está determinada por 2 factores:

  • El riesgo presunto o inherente a la actividad económica (para empresas nuevas).
  • El desempeño de la organización en materia de seguridad. Mientras mejores sean los resultados en seguridad y salud, la CAD disminuye proporcionalmente en un continuo entre 0 y 6,8% de las remuneraciones imponibles. Este cálculo se realiza cada 2 años.

Es importante señalar que, independientemente de su actividad económica, cualquier empresa con buen desempeño en seguridad, puede llegar a pagar una CAD cero.

Cifras del año 2017

2,3 millones  de personas mueren cada año alrededor del mundo a causa de accidentes laborales y enfermedades relacionadas con el trabajo (OIT).

Ocurrieron en Chile 233.645 accidentes del trabajo, del trayecto y enfermedades profesionales, que generaron 5.115.716 días perdidos.

347 trabajadores fallecieron en Chile a causa de accidentes del trabajo y accidentes de trayecto. Esto es prácticamente un fallecido al día.

Responsabilidad del empleador en materia de Seguridad Laboral

El empleador estará obligado a tomar todas las medidas necesarias para proteger eficazmente la vida y salud de los trabajadores, informando de los posibles riesgos y manteniendo las condiciones adecuadas de higiene y seguridad en las faenas, como también los implementos necesarios para prevenir accidentes y enfermedades profesionales.

Código del trabajo, artículo 184.

Bob Dunham: “Cuidar la vida de las personas es la mejor forma de liderar”

Durante más de 30 años, el experto en Liderazgo Generativo Bob Dunham ha acompañado a líderes de todo el mundo en sus procesos de crecimiento.

Bob Dunham es el creador y referente mundial en Liderazgo Generativo. Profesor del Graduate School del College of the Arts de California y de la Universidad de San Francisco. Ex-Vicepresidente en Motorola Computer Systems, COO en Acción Tecnologies, y vicepresidente de Consulting for Bussiness Desing Associates.

urante su reciente visita a Chile,en el contexto del programa El Arte del Coaching Organizacional -ACO- de Newfield Network, y dentro de la alianza estratégica IST-Newfield Network, Bob Dunham dejó claro que el cuidado de la vida debe ser el valor central de toda acción. Desde su experiencia, existen líderes que resultan nocivos para cualquier organización: los que se focalizan exclusivamente en los resultados a costa de sus equipos e incluso de ellos mismos. Esto deriva en organizaciones tóxicas que no se sostienen en el tiempo.

“Este tipo de estrategias solo funcionan durante un corto período de tiempo, sin embargo, un líder que busca la excelencia en la organización debe apostar por medidas que sean sustentables en el tiempo”, señala.

Según Dunham, para ser un buen líder, es necesario sentirse a gusto con uno mismo y, a su vez, cuidar la vida de los trabajadores; además de crear productos y servicios que sean beneficiosos para las personas.

Dunham destaca que el cuidado de la vida al interior de las organizaciones debe estar conectado con la acción y con los resultados, y que dichos aspectos son inseparables.

“¿Quién quiere trabajar en una compañía que no cuida la vida?”, cuestiona.

Empezar por uno mismo

El experto destaca que si bien lo ideal es que el cambio en las empresas parta desde la cabeza, es decir, desde el CEO o director ejecutivo, también puede empezar por uno mismo, indistintamente del cargo que se ocupe dentro de la empresa.

“Hay personas que me preguntan qué pueden hacer para cambiar las cosas. Yo les digo que empiecen con su equipo; que ellos pueden ayudar. Yo creo que todas las personas pueden ser líderes. El liderazgo implica definir un futuro en el que los otros se comprometan a participar y, desde ese punto de vista, todo el mundo puede hablar sobre el futuro y conseguir comprometer en este a otras personas”, asegura.

Dunham considera que es necesario entender que toda acción en las organizaciones depende de múltiples acciones que realizan los seres humanos que las componen, y que cuanto más se tenga en cuenta lo que realmente importa a las personas, aquello que estas quieren cuidar, más comprometidos estarán los trabajadores, lo que impactará directamente en sus acciones y en el crecimiento de la empresa.

En esa línea, el experto dice que una competencia fundamental para cualquier líder es la escucha y la forma en que conversa. “Toda acción, sin excepción, proviene de una conversación previa que la motiva, por ello es esencial preocuparnos por cómo son nuestras conversaciones, ya que son el mejor mecanismo para conseguir el compromiso de los otros.”

“El ser humano ha sido hecho para crear. La pregunta es ¿qué estamos creando?, ¿estoy generando felicidad o infelicidad a través de mis conversaciones? Cuestionarse esto es importante porque, a través de las palabras, no solo describimos sino que creamos realidades y abrimos posibilidades”, apunta. Pero, a menudo, confundimos “conversar” con “hablar”. “La buena noticia es que se puede aprender a conversar y se puede aprender a ser un buen líder, pero el camino no es la teoría, es la práctica, la práctica para tener conversaciones generativas de compromisos y acciones”.

“Durante más de 30 años, el experto en Liderazgo Generativo Bob Dunham ha acompañado a líderes de todo el mundo en sus procesos de crecimiento”

Por favor acceder para comentar.

3 + uno =