A la espera de que el Gobierno anuncie una reforma al sistema previsional chileno, la pensión promedio de los actuales jubilados por vejez en su edad legal no supera los $225 mil.

Según cifras de la Superintendencia de Pensiones, este grupo de jubilados correspondientes a abril son 638.540 y la pensión autofinanciada promedio es de $201 mil y la que considera Aporte Previsional Solidario (APS) es de $223 mil.

De ese número, 26% cotizó por menos de 10 años y cerca de 40% lo hizo por menos de 15 años para su jubilación. El promedio de una pensión autofinanciada para una persona que cotizó entre cinco y 10 años es de $104.404 y para aquella que lo hizo por un período de entre 10 y 15, es de $129 mil.

Si bien aquellos que ahorraron por más años reciben pensiones superiores a los $417 mil, este grupo es pequeño. Un 13% ahorró por más de 30 años y solo 2% lo hizo por más de 35 años (ver infografía).

Desde la Asociación de AFP sostienen que es relevante analizar cómo se comportan estas pensiones según el Convenio 102 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los parámetros de la OIT establecen que las personas que cotizaron entre 0 y 10 años reciben lo que se denomina prestación no garantizada. Para la gente que lo hizo entre 10 y 30 años se llama pensión reducida y los que cotizaron sobre 30 años ya obtienen una pensión completa, explican.

“Con menos de 10 años de cotización o empleo no es requisito garantizar una pensión, según los dictámenes de la OIT”, aseguran desde la asociación.

El presidente del gremio de las administradoras de fondos, Andrés Santa Cruz, afirma que hay que darse cuenta de que el problema más grave es que las tasas de cotización son bajas y las lagunas previsionales influyen que las pensiones disminuyan. “Cuando vemos las cifras y hay un 26% que cotizó por menos de 10 años y un 40% que lo hizo por menos de 15 años, es imposible que cotizando por el 10% del sueldo y con esa densidad de años se pueda tener una pensión que cumpla con las expectativas”, recalca.

Desde AFP Cuprum agregan que el tema de que las personas coticen por más tiempo es algo clave que se debe incluir en la reforma y proponen que sea tanto aumentando los incentivos para cotizar como disminuyendo los desincentivos para hacerlo.

Retiros anticipados

Debido a la baja densidad de cotizaciones y en algunos casos, los pocos años que las personas aportan para la futura pensión, el líder del gremio de las AFP plantea que la alternativa de sacar los fondos es algo que hay que estudiar.

“Es una opción que habría que ver, pero no tengo claro que sea para alguien que haya cotizado por 15 años, tendría que ser para los que lo hicieron por dos o tres años. Porque ese ahorro que se saca se va para el consumo y aunque sean 10 o 15 años, ayudan a que puedan tener algo para la jubilación”, dice.

Santa Cruz reitera la necesidad de una reforma previsional lo antes posible. “Hay que hacerse cargo subiendo la tasa de cotización y preocupándonos por los independientes, porque muchas de las lagunas que hay en el sistema son de la gente que se va a trabajar por cuenta propia. También hay temas del mercado laboral que afectan”, sostiene.

PENSIÓN COMPLETA Según la OIT, quienes cotizaron por más de 30 años acceden a una pensión completa.

“Necesitamos una reforma sí o sí con foco en aumentar las pensiones; el resto es música”.

ANDRÉS SANTA CRUZ

PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE AFP